Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA
Freepik

¿Cómo avanzó la electromovilidad en España en 2022?


Como una carrera a contrarreloj, la movilidad eléctrica en España tuvo altos y bajos en el último año. Europa quiere 30 millones de coches eléctricos circulando en 2030, pero la industria automotriz no lo ve factible y el país ibérico no puede quedarse atrás.

Como argumentó Félix García, director de comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), a Review Energy, “el 2022 fue un año de retos para el sector de la automoción. A la crisis de los microchips, que tanto condiciona el sector, se ha sumado la guerra en Ucrania y las consecuencias humanitarias gravísimas a las que se suman las derivadas económicas (inflación, aumento costes energéticos, aumento materias primas) derivadas de la pandemia. Todo ello en un exigente proceso de transformación industrial y modal hacia la movilidad cero emisiones”.

Según García, este año el mercado cerrará en torno a las 830.000 unidades y la producción sobre los 2,2 millones de euros, cifras que sitúan a España todavía muy por debajo de los registros prepandémicos y que hace muy urgente acometer medidas de estímulo al mercado y políticas industriales que mantengan la competitividad y empleo que genera este sector para España.

“Durante este año, hemos visto como las exigencias desde Europa en reducción de emisiones han aumentado y acelerado. El fin de la venta de nuevos vehículos de combustión se adelanta cinco años, estableciendo 2035 como meta. El sector está plenamente comprometido, pero para alcanzar estas metas es necesario establecer el mismo nivel de exigencia para las herramientas a alcanzarlo e impulsar la entrada del vehículo electrificado”, dijo el director de comunicación de ANFAC.

García sostiene que el Gobierno de España ha mostrado su apoyo a Europa en esta reducción de plazos, “pero cerraremos este año sin cumplir los objetivos mínimos para alcanzar estas exigencias”. Los datos de ANFAC revelan que el mercado de electrificados cerrará muy por debajo de las 120.000 unidades de electrificados y, de igual manera, la infraestructura de recarga no cumplirá con su objetivo mínimo de 45.000 puntos de recarga.

Para ANFAC, tanto el mercado que estará en torno a las 85.000 unidades como la infraestructura de recarga, con 16.565 puntos de acceso público hasta septiembre están muy lejos de los hitos necesarios este año para cumplir con las metas marcadas por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima establecidas por el mismo Gobierno para 2030. Unos objetivos que se quedan obsoletos con los nuevos requeridos para cumplir los de fit for 55.

“Es cierto que el sector ha tenido su apoyo a través del PERTE VEC, pero su resolución ha sido mejorable y pendiente de la segunda edición y, por otra parte, es necesario un mayor esfuerzo desde el ámbito público en materia de desarrollo de infraestructura de recarga y de incentivo al mercado electrificado. España tiene un gran reto por delante, pero es necesario aprovechar las oportunidades y evitar quedarnos en el vagón de cola de esta transformación hacia la nueva movilidad”, concluyó García.

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario