Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA
Crédito de la foto: Pixabay

¿Impulso a la movilidad eléctrica? Europa no permitirá venta de coches de combustión desde 2035


Parece que los coches de combustión tienen los días contados. El Parlamento Europeo ha votado a favor de prohibir los vehículos con motor de combustión a partir de 2035.

Después de que los diputados rechazaran una enmienda promovida por los grupos conservadores para suavizar la legislación, la Eurocámara, con 339 votos a favor y 249 en contra, ha apoyado la propuesta de la Comisión Europea para prohibir la fabricación de nuevos coches y furgonetas que emitan CO2 a partir de 2035. A partir de ese año, todos los vehículos ligeros deberían ser entonces eléctricos o de hidrógeno.

El texto, que adelanta cinco años la restricción e incluye también los motores híbridos, se hará efectivo sobre los 27 países miembros.

La medida fue recibida positiva y negativamente por varios sectores de la industria. Expertos como Thorsten Herdan, director ejecutivo de HIF EMEA, opinó que la decisión “es una señal catastrófica y una destrucción deliberada de nuestra industria líder mundial lista para luchar contra el cambio climático con nuevas tecnologías. Prohibir una tecnología que podría conducir al camino hacia la neutralidad climática solo podría hacerse en Europa. Esperemos que los barcos, camiones, maquinaria agrícola y de construcción no tengan que depender de la tecnología china porque hemos echado la nuestra”.

Por su parte Alex Keynes, gerente de vehículos limpios de T&E, dijo que “La eliminación progresiva de los motores de combustión también es una oportunidad histórica para ayudar a acabar con nuestra dependencia del petróleo y hacernos más seguros frente a los déspotas. Y da la certeza que la industria automotriz necesita para aumentar la producción de vehículos eléctricos, lo que reducirá los precios para los conductores”.

La urgente necesidad de descarbonización de la industria

Según el Parlamento Europeo, el transporte es el único sector en el que las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en las últimas tres décadas, con un incremento del 33,5% entre 1990 y 2019.

Así que la medida hace parte del legislativo "Fit for 55"(Objetivo 55), planteado por la Comisión, para reducir al menos un 55 % las emisiones de CO2 de la Unión Europea en 2030 respecto a 1990 y alcanzar la neutralidad climática en 2050.

Con esta medida, la industria y los gobiernos deberán no solo empezar a cambiar el parque automotor, sino mejorar y aumentar la infraestructura de carga y generación eléctrica.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario