Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA
Gerardo Pérez, presidente de Faconauto

El 80% de las familias españolas no puede acceder a un vehículo eléctrico: Faconauto


A partir del 1 de enero de 2035 no se podrán vender coches con motores de combustión en la Unión Europea. Decisión que ha impulsado aún más el despliegue de la movilidad eléctrica en los estados miembros.

Aunque la prohibición sea un aliciente para los objetivos de descarbonización, parece que en algunos países todavía falta mucho camino para lograr una electrificación total en la movilidad.

Review Energy habló con Gerardo Perez, presidente de Faconauto, para conocer el estado actual de España y qué retos tendrá que enfrentar para cumplir con dichas metas.

Review Energy: ¿Cuál será el mayor reto en términos de generación de energía si se pretende tener un aumento de vehículos eléctricos desde 2035?

Gerardo Pérez: La Guerra de Ucrania y su impacto sobre el sector energético ha hecho que vire totalmente, a nuestro juicio, la situación respecto a la generación de energía. De repente, el gas y la energía nuclear son consideradas para ciertas cosas como energías verdes.

La cuestión, y vuelvo al vehículo eléctrico, es saber a qué precio vamos a producir la energía para dar soporte a los millones de coches electrificados que tendrán que circular por nuestras carreteras en las próximas décadas. La incertidumbre es mucha en el contexto actual, pero está claro que la colaboración entre Administraciones y energéticas será esencial, así como buscar el mix entre energías renovables y no renovables.

RE: ¿Qué tiene que cambiar en materia legislativa en España para que la migración a vehículos eléctricos sea exitosa?

GP: Pese a que en el último año se ha avanzado mucho en materia reguladora en España para impulsar la movilidad eléctrica, para continuar progresando en la regulación, resultaría necesario la transposición de los nuevos objetivos de potencia eléctrica y distancia entre puntos de recarga (60 km) que se van a establecer en la nueva Directiva europea de infraestructuras de recarga que se aprobará en el último trimestre de este año.

Además, sería conveniente la aprobación de una línea de ayudas específica para la implantación de infraestructuras de recarga más allá del Plan Moves, ante la ausencia de incentivos suficientes por los incrementos de los precios de la electricidad. En última instancia, sería adecuado la publicación de una especie Vademécum que ordene y explique de manera sencilla la normativa para tener en cuenta para la instalación de infraestructuras de recarga.

RE: ¿Cuál es el desafío frente a las estaciones de recarga de cara al futuro?

GP: El mayor obstáculo sigue siendo los puntos de recarga. Debemos poner como país objetivos vinculantes a la instalación de los puntos de recarga. Para alcanzar un parque de tres millones de turismos electrificados que exige para 2030 el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima es imprescindible tener instalados como mínimo 340.000 puntos de recarga de acceso público en 2030. En la actualidad, España cuenta con unos 14.000 puntos de recarga de acceso público, claramente insuficiente, y lo más preocupante es que avanzamos muy lentamente hacia los objetivos que necesitamos.

RE: Desde el interior de la industria automotriz, ¿qué cambios tienen que empezar a generarse desde ahora para cumplir con los objetivos propuestos por la Unión Europea?

GP: Los vehículos que se enchufan (eléctricos puros e híbridos enchufables) solo representan el 6% del mercado. Sin la participación de todas las tecnologías, sin un mercado fuerte, será imposible que se cumpla ese objetivo establecido por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

Para 2030, en concreto, según nuestras previsiones, en el mejor de los escenarios, con una evolución del mercado normal, sólo habrá 1,2 millones de vehículos eléctricos en España. Con esto en mente, el mayor cambio tiene que venir de hacer accesible estas nuevas tecnologías a una base amplia de la ciudadanía, eso supone avanzar en los incentivos para su adquisición y habrá que ver a qué precio se recargan esos vehículos.

RE: ¿Qué tan posible es la adquisición de un coche eléctrico para los españoles?

GP: La realidad es que hoy el coche eléctrico está al alcance de muy pocas familias. Los plazos que se intentan imponer no se ajustan a la realidad del nivel adquisitivo de las familias, por eso insistimos tanto en que la transición sea justa. Calculamos que el 80% de las familias españolas no puede acceder a un vehículo eléctrico.

Al final, corremos el riesgo de que haya dos velocidades: quienes sí pueden acceder a estas tecnologías y los que no. Restringir la movilidad a unos pocos con alto poder adquisitivo sería un error, terminaría con la democratización que ha supuesto siempre el automóvil para la sociedad.

RE: Desde Faconauto, ¿cómo ven el futuro de la industria en España y el resto de Europa?

GP: Lo vemos apasionante, lleno de retos y también de oportunidades. Puede parecer un cliché, pero nosotros nos estamos centrando en las oportunidades. Los concesionarios estamos más pensando como empresarios/inversores que buscan las mejores vías para seguir creando valor, actividad y empleo en España. Lo que pedimos a cambio es que este periodo de transición se lancen mensajes de tranquilidad a la ciudadanía y que se use el sentido común para poner los cimientos de ese futuro que tiene que ser mejor… porque ningún tiempo pasado fue mejor.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario