Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA
Pixabay

La electromovilidad se estanca en España


La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) aseguró que España se mantiene a la cola de Europa en lo que respecta al desarrollo de la electromovilidad, alejándose de los países de su entorno europeo. El dato lo reveló el indicador global de electromovilidad (que valora la penetración de los vehículos electrificados y la instalación de infraestructuras de recarga de acceso público).

Anfac aseguró que durante el segundo trimestre de 2022 se ha producido una ralentización en el desarrollo tras el moderado crecimiento que se experimentó durante el primer trimestre. En este sentido, se logró un crecimiento de 0,9 puntos respecto al periodo anterior, alcanzando un total de 14,2 puntos sobre 100 en el Barómetro de electromovilidad de la Asociación. El dato deja ver que continúa aumentando la brecha nacional con respecto a la media europea (29,1 puntos), que ya se distancia en 15 puntos.

Tal y como señala el indicador global de electromovilidad, el crecimiento de España es menor en comparación con la media europea, que sube 1,1 puntos. La posición del ranking se mantiene estable para todos los países analizados, aunque aumentando las diferencias entre los países líderes y aquellos en las últimas posiciones. Noruega continúa en el primer puesto, seguido de Países Bajos y Alemania.

El aumento está liderado por Navarra (+2,2 puntos), seguido de Castilla-La Mancha (+1,7 puntos) y Castilla y León (+1,5 puntos). Los menores avances se focalizan en aquellas regiones que ya se encontraban a la cola de la electromovilidad, aumentando las diferencias territoriales.

Respecto al mercado, en el segundo trimestre de 2022 España alcanzó una valoración de 22,7 puntos sobre 100 en el indicador de penetración de vehículo electrificado, que representa un crecimiento de 1 punto, y un incremento menor respecto al periodo anterior.

Frente al conjunto europeo, con una media de 47,4 puntos en el segundo trimestre, la distancia se abre hasta los 24,7 puntos, lo que evidencia el lento progreso de la entrada del vehículo electrificado en España. En el ranking continental, Países Bajos pasa a ocupar el segundo puesto de la clasificación tras un crecimiento de 4,6 puntos. España y el resto de los países de la clasificación mantienen los puestos del trimestre anterior, aunque destaca el estancamiento de Italia en los últimos períodos.

Hasta el segundo trimestre, con un total de 38.124 turismos electrificados matriculados, solo se ha logrado alcanzar el 31,8% del hito estimado por A de 120.000 unidades en 2022, que permitiría lograr los objetivos reflejados en el PNIEC para 2030. Para alcanzar este objetivo este año, hasta junio se tendrían que haber vendido cerca de 60.000 unidades.

¿Y el mercado de las comunidades autónomas?

En el contexto nacional, Madrid continúa a la cabeza del ranking con una valoración de 37,9 puntos, aunque experimenta un leve crecimiento de 1,5 puntos. Según Anfac, se observan grandes diferencias entre Castilla-La Mancha y Aragón, crecen 2,2 y 1,9 puntos, respectivamente, mientras que Extremadura y Murcia solo mejoran en 0,3 puntos y Ceuta y Melilla retroceden 6 décimas.

La infraestructura, lenta

El barómetro también reveló que hay un lento desarrollo de infraestructuras de recarga tanto en España como en la mayoría de los países del entorno europeo. En el segundo trimestre del año, España no mostró un avance y creció prácticamente igual que el trimestre anterior con un aumento de 8 décimas hasta una valoración de 5,6 puntos sobre 100 en el indicador de infraestructura de recarga. Mientras, la media de la Unión Europea se sitúa en 10,8 puntos con un crecimiento de 1,1 puntos.

En el ámbito nacional, destacó la evolución de Navarra y La Rioja, que mejoraron en 3 y 2 puntos, respectivamente.

La infraestructura de recarga de acceso público aumentó en 1.528 puntos en el segundo trimestre de 2022, con un total de 15.772 puntos de recarga de acceso público. Se trata, según la Asociación, de un crecimiento por encima del producido en los trimestres anteriores, pero todavía se encuentra lejos del deseado. Aunque no cesa el desarrollo de la infraestructura de recarga pública, se muestra un lento progreso hacia los 45.000 puntos de recarga que serían necesarios este año para cumplir con los exigentes objetivos europeos y, como consecuencia, con los marcados a nivel nacional por el PNIEC para 2030.

“Este barómetro pone de manifiesto la necesidad de acelerar el ritmo tanto en penetración de vehículo electrificado como de despliegue de puntos de recarga. A esta velocidad no llegamos a alcanzar los objetivos de descarbonización marcados por Europa y establecidos por el PNIEC que fijan para 2030 un parque de tres millones de turismos electrificados, mucho menos los nuevos objetivos acordados en junio”, dijo José López-Tafall, director general de Anfac.

López-Taffal agregó que España se encuentra a la cola respecto al resto de los principales países europeos. Para mejorar su posición es necesario definir unos objetivos públicos vinculantes para el despliegue calendarizado por año y potencias de los puntos de recarga y hacer realidad que un nuevo poste de carga en la vía pública funcione en menos de seis meses, unas propuestas que Anfac urge al Gobierno que tome en cuenta, como también favorecer la fiscalidad positiva del vehículo electrificado y simplificando y unificando los trámites del MOVES III.

El director general concluyó con que “si hay emergencia climática a la hora de adoptar nuevos objetivos y fijar nuevos ritmos a la industria es necesaria también esa misma emergencia para aprobar nuevas medidas. Propuestas que tratan de que el ciudadano vea la electromovilidad como algo accesible, fácil de usar y práctico, para que sea una opción masiva de compra y así acercarnos a los objetivos marcados”.

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario