Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA

La IEA asegura que la producción de energía renovable romperá récords en 2022


 

La energía renovable está lista para romper otro récord mundial en 2022 a pesar de los vientos en contra de los costos más altos y los cuellos de botella en la cadena de suministro”, dijo la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés). “El crecimiento sin precedentes en las adiciones de capacidad se debe principalmente a la energía solar fotovoltaica en China y Europa, ya que las energías renovables demuestran sus beneficios de seguridad energética en medio de la agitación del mercado”, explicaron en nota de prensa.

 De acuerdo con el informe Renewable Energy Market Update de la IEA, durante 2021 el mundo alcanzó el récord de 295 gigavatios de nueva capacidad de energía renovable, si bien le jugaron en contra dificultades en la cadena de suministro, retrasos en la construcción y altos precios de las materias primas.

 Para este año también se esperan cifras sin precedentes: al menos 320 gigavatios adicionales de capacidad global, ayudados por los gobiernos de la Unión Europea, América Latina y China (el país que impulsa el mayor crecimiento), que están compensando un crecimiento más lento de lo esperado en los Estados Unidos, opacado por la incertidumbre sobre los nuevos incentivos para la energía eólica y solar y las acciones comerciales contra las importaciones de energía solar fotovoltaica de China y el sudeste asiático. En 2022, “la energía solar fotovoltaica está en camino de representar 60 % del crecimiento mundial de energía renovable en 2022, seguida por la energía eólica e hidroeléctrica”, dijo la Agencia.

 El organismo asevera que las anexiones anuales crecieron a 36 gigavatios (30 %) en 2021 y que la capacidad adicional de energías renovables encargada para 2022 y 2023 reducirá la dependencia de la Unión Europea del gas ruso. No obstante, la cristalización de estas predicciones depende del cumplimiento de medidas de eficiencia energética. “Reducir los trámites burocráticos, acelerar los permisos y brindar los incentivos adecuados para un despliegue más rápido de las energías renovables son algunas de las acciones más importantes que los gobiernos pueden tomar para abordar los desafíos actuales del mercado y la seguridad energética”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA.

 Pero, de mantenerse las políticas actuales, la Agencia predice que el crecimiento global de la energía renovable perderá impulso y se estabilice en 2023, “ya que el progreso continuo de la energía solar se ve compensado por una disminución de 40 % en la expansión de la energía hidroeléctrica y pocos cambios en las adiciones eólicas.” La capacidad de energía renovable podría crecer más rápidamente si se mejora la cadena de suministro actual y sus desafíos logísticos.

 La IEA espera que el costo de instalar plantas solares fotovoltaicas y eólicas se mantenga por encima de los niveles previos a la pandemia durante este año y el siguiente, “debido a los elevados precios de los productos básicos y los fletes, lo que revertirá la disminución de los costos.” También que las adiciones globales de capacidad solar fotovoltaica alcancen 200 GW en 2023; que las nuevas incorporaciones de capacidad eólica marina caigan globalmente 40 % (aunque todavía están en camino de ser 80 % más altas en 2022 que en 2020); y que la demanda de biocombustibles sea de más de 155 mil millones de litros y siga aumentando 5 % en 2022 y 3 % en 2023.

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario