GALERIA

AES Gener busca nuevas opciones renovables tras el retiro de sus centrales a carbón


Esta semana, AES Gener dio un primer paso concreto para el retiro del carbón de su mix de generación, al apagar una de las cuatro centrales del complejo de Ventanas, en Puchuncaví, Chile. Por su parte, una segunda unidad quedó en condiciones de apagarse en cuanto finalicen las obras de refuerzo de un sistema de transmisión que permita transportar parte de la energía que consume la Región de Valparaíso, desde otras zonas del país.

No obstante, para AES Gener el camino de la descarbonización es más desafiante ya que el 85% de su capacidad en Chile es a base de carbón, en otras palabras, unos 3.000 MW que la firma tiene que reemplazar por su equivalente en generación renovable de bajas o nulas emisiones y es justo en ese punto 

Pasos a seguir

Durante la desconexión de la primera unidad de Ventanas, el pasado martes, el CEO de AES Gener, Ricardo Falú, comentó cuáles son sus pasos a seguir.

En primera instancia y quizás lo más importante es sacar al carbón de los contratos de venta de energía y reemplazarlo por generación renovable, lo que requiere complejas negociaciones con clientes como las grandes mineras.

En este sentido, adelantó que las gestiones hasta ahora han dado frutos, pues en 2025 dos tercios de su capacidad de generación a base de carbón, es decir, unos 2.000 MW, estarán libres de contratos y compromisos financieros y, por ende, en condiciones de ser retirada.

No obstante, aclaró que esto "dependerá del sistema eléctrico y no de AES Gener", aludiendo a que esa decisión no solo depende de la compañía, sino de que el sistema en su conjunto tenga en ese momento capacidad de reemplazar esa generación.

El segundo punto es determinar el destino de todas las instalaciones que en los próximos años pasarán a retiro.

“Son instalaciones valiosísimas y estamos evaluando cómo podemos hacer que sigan siendo útiles para la sociedad y creemos que la desalación de agua de mar es uno de los principales usos que podríamos dar a gran parte de las centrales que vamos a desconectar y con ello ayudar a reducir el uso del agua continental en procesos industriales o mineros”, explicó Julián Nebreda, presidente de la compañía

Sin profundizar detalles, el presidente dijo que en Ventanas están trabajando en un proyecto de este tipo y están evaluando alternativas para hacer más eficiente el tratamiento y con ello reducir el precio del agua tratada, con la cual esperan llegar hasta la Región Metropolitana, mediante un ducto que ya tienen en evaluación ambiental.

De igual manera, comentó que hay otras ideas que tienen en mente, incluso hay algunas instalaciones, como la central Laguna Verde, que podrían tener alguna vocación turística.

Otra de sus opciones podría ser la de reconvertir algunas de las centrales a carbón que retirarán y, en ese caso, la alternativa sería la incipiente industria del hidrógeno verde.

"Es una tecnología que se está desarrollando muy rápido, que vemos que está entrando en una espiral de caída de precios que la hará mucho más competitiva, y Chile tiene un gran potencial de desarrollo de hidrógeno verde", puntualizó Nebreda.

"Ya estamos trabajando en unos proyectos piloto que vamos a anunciar durante este año, para ver si finalmente pueden ser una opción para estas unidades que iremos retirando", continuó.

El sistema no está listo

Como se mencionó anteriormente, Nebreda aseguró que si hubiese dependido solo de la compañía, habrían preferido desconectar todas sus unidades en forma definitiva, pero esto no es posible en todos los casos, porque la red eléctrica no está en condiciones de soportar esa salida.

Eso fue lo que sucedió con ambas unidades de Ventanas que, según determinó el Coordinador Eléctrico Nacional (CEN), podrían ser necesarias en algunos escenarios específicos en que habría riesgo de abastecimiento, en especial de la Región de Valparaíso, zona donde se queda gran parte de la generación de Ventanas.

Empero, Falú aclaró que el plazo para apagar Ventanas 2 podría pasar del primer al segundo trimestre de este 2021, pues Chilquinta habría ajustado sus fechas para finalizar las obras de refuerzo de una de las líneas que llevan energía desde el sistema a la Región de Valparaíso.

En conclusión, la desalación es una de las principales alternativas que AES Gener tiene más clara como destino para los complejos que salgan de operación, dada la necesidad de tener agua para procesos mineros y el consumo agrícola.

 

Esta semana, AES Gener dio un primer paso concreto para el retiro del carbón de su mix de generación, al apagar una de las cuatro centrales del complejo de Ventanas, en Puchuncaví, Chile. Por su parte, una segunda unidad quedó en condiciones de apagarse en cuanto finalicen las obras de refuerzo de un sistema de transmisión que permita transportar parte de la energía que consume la Región de Valparaíso, desde otras zonas del país.

No obstante, para AES Gener el camino de la descarbonización es más desafiante ya que el 85% de su capacidad en Chile es a base de carbón, en otras palabras, unos 3.000 MW que la firma tiene que reemplazar por su equivalente en generación renovable de bajas o nulas emisiones y es justo en ese punto 

Pasos a seguir

Durante la desconexión de la primera unidad de Ventanas, el pasado martes, el CEO de AES Gener, Ricardo Falú, comentó cuáles son sus pasos a seguir.

En primera instancia y quizás lo más importante es sacar al carbón de los contratos de venta de energía y reemplazarlo por generación renovable, lo que requiere complejas negociaciones con clientes como las grandes mineras.

En este sentido, adelantó que las gestiones hasta ahora han dado frutos, pues en 2025 dos tercios de su capacidad de generación a base de carbón, es decir, unos 2.000 MW, estarán libres de contratos y compromisos financieros y, por ende, en condiciones de ser retirada.

No obstante, aclaró que esto “dependerá del sistema eléctrico y no de AES Gener”, aludiendo a que esa decisión no solo depende de la compañía, sino de que el sistema en su conjunto tenga en ese momento capacidad de reemplazar esa generación.

El segundo punto es determinar el destino de todas las instalaciones que en los próximos años pasarán a retiro.

“Son instalaciones valiosísimas y estamos evaluando cómo podemos hacer que sigan siendo útiles para la sociedad y creemos que la desalación de agua de mar es uno de los principales usos que podríamos dar a gran parte de las centrales que vamos a desconectar y con ello ayudar a reducir el uso del agua continental en procesos industriales o mineros”, explicó Julián Nebreda, presidente de la compañía

Sin profundizar detalles, el presidente dijo que en Ventanas están trabajando en un proyecto de este tipo y están evaluando alternativas para hacer más eficiente el tratamiento y con ello reducir el precio del agua tratada, con la cual esperan llegar hasta la Región Metropolitana, mediante un ducto que ya tienen en evaluación ambiental.

De igual manera, comentó que hay otras ideas que tienen en mente, incluso hay algunas instalaciones, como la central Laguna Verde, que podrían tener alguna vocación turística.

Otra de sus opciones podría ser la de reconvertir algunas de las centrales a carbón que retirarán y, en ese caso, la alternativa sería la incipiente industria del hidrógeno verde.

“Es una tecnología que se está desarrollando muy rápido, que vemos que está entrando en una espiral de caída de precios que la hará mucho más competitiva, y Chile tiene un gran potencial de desarrollo de hidrógeno verde”, puntualizó Nebreda.

“Ya estamos trabajando en unos proyectos piloto que vamos a anunciar durante este año, para ver si finalmente pueden ser una opción para estas unidades que iremos retirando”, continuó.

El sistema no está listo

Como se mencionó anteriormente, Nebreda aseguró que si hubiese dependido solo de la compañía, habrían preferido desconectar todas sus unidades en forma definitiva, pero esto no es posible en todos los casos, porque la red eléctrica no está en condiciones de soportar esa salida.

Eso fue lo que sucedió con ambas unidades de Ventanas que, según determinó el Coordinador Eléctrico Nacional (CEN), podrían ser necesarias en algunos escenarios específicos en que habría riesgo de abastecimiento, en especial de la Región de Valparaíso, zona donde se queda gran parte de la generación de Ventanas.

Empero, Falú aclaró que el plazo para apagar Ventanas 2 podría pasar del primer al segundo trimestre de este 2021, pues Chilquinta habría ajustado sus fechas para finalizar las obras de refuerzo de una de las líneas que llevan energía desde el sistema a la Región de Valparaíso.

En conclusión, la desalación es una de las principales alternativas que AES Gener tiene más clara como destino para los complejos que salgan de operación, dada la necesidad de tener agua para procesos mineros y el consumo agrícola.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario