Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA

El uso de energía renovable se duplicará los próximos 15 años


La consultora estratégica global enfocada en resolver problemas concernientes a la administración estratégica McKinsey & Company, Inc. publicó su informe Global Energy Perspective, en el cual dejó en claro que, de mantenerse el ritmo actual, el uso de energías renovables en el mix mundial se duplicará a lo largo de los próximos 15 años, con un pico en la demanda de petróleo entre 2024 y 2027 y una caída constante en la demanda de carbón, que -si bien tuvo un pico en 2021- continuará bajando en los próximos años.

 

El informe recordó que “si bien los gobiernos y las empresas están cada vez más comprometidos con los objetivos de descarbonización, los mercados de energía enfrentan una volatilidad extrema impulsada por las tensiones geopolíticas y un repunte en la demanda de energía”, entre cuyas variables se suma la invasión rusa de Ucrania, lo que disparó los precios de la energía y aumentó la incertidumbre en torno al suministro. También recordaron que aunque la evolución del conflicto en Ucrania es impreciso debe tomarse en cuenta que las decisiones actuales afectarán la transición energética y la descarbonización a largo plazo, así que hay que ser cauteloso en las medidas que se tomen en medio de estas incertidumbres.

 

Aún así, se estima que para 2050, la electricidad, el hidrógeno y los combustibles sintéticos representarán  50 % del mix energético mundial; para 2050, también se proyecta que la demanda de electricidad se triplique, conforme el hidrógeno y los combustibles a base de hidrógeno aumenten su cuota de mercado; la generación renovable será de 80 o 90 % de la combinación energética global (las tasas globales de construcción de energía solar y eólica crecerán cinco y ocho veces, respectivamente), y la demanda de hidrógeno podría ser en nuevos sectores de 350 a 600 mtpa (en comparación con los 80 mtpa actuales). En total, para la quinta década de este siglo, la demanda mundial de combustibles sostenibles será de 8 a 22 % de todos los combustibles líquidos.

 

McKinsey asegura que hacia 2035 la demanda de gas crecerá entre 10 y 20 % en comparación con la actualidad, pero que luego de ese año estará sujeta a mayores incertidumbres, “impulsadas especialmente por la interacción con el hidrógeno”. Para descarbonizar hacia 2050 las industrias pesadas que aún usan carbón, se necesitará capturar de dos a cuatro Gt de CO? mediante la instalación de unidades de captura, uso y almacenamiento de carbono, que tienen “un papel clave que desempeñar en la descarbonización y el abordaje del desafío del cambio climático global.”

 

Las inversiones anuales en suministro y producción de energía se duplicarán para 2035 (alcanzando un promedio de USD1,6 mil millones) gracias al crecimiento de las tecnologías y energía de descarbonización. La predicción es que, en 2050, estas superarán las inversiones totales actuales en tecnologías de descarbonización mientras, el esperado crecimiento de 5 % anual de estas innovaciones, superaría el crecimiento de las inversiones subyacentes. 

 

Por ahora, los modelos comerciales son inciertos en todos los sectores, asegura McKinsey, “y probablemente dependan de ajustes en el diseño del mercado (por ejemplo, pagos por capacidad para generación de energía térmica flexible), subsidios u otros mecanismos de apoyo (por ejemplo, apoyo para CCUS además de los precios de CO?)”.

 

“Todos los escenarios requieren que se produzcan cambios sustanciales en todo el panorama energético”, asevera el informe, “incluso en el escenario de la trayectoria actual, es probable que se requieran inversiones significativas para poner en marcha nuevas tecnologías” puesto que, aún con las políticas, compromisos y tecnologías proyectadas actuales, “se prevé que el calentamiento global supere los 1,7 °C, lo que hace que una trayectoria de 1,5 °C sea cada vez más desafiante. Para mantener la ruta de 1,5° a la vista, es posible que el sistema energético global deba acelerar su transformación de manera significativa, alejándose de los combustibles fósiles hacia la eficiencia, la electrificación y los nuevos combustibles, incluso más rápido que los compromisos de cero neto anunciados”, sentenciaron.

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario