Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA

Latinoamérica debe mejorar sus procesos de transformación del sistema energético


Esta fue la Semana de Capacitación en Políticas de Eficiencia Energética de CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, centrada en educar sobre políticas de eficiencia energética “hacia un futuro eficiente, asequible y sostenible en América Latina”, cuyo evento de apertura estuvo a cargo de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), la Secretaría de Energía de Panamá, el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector Energético (Esmap) y el Banco Mundial, con líderes globales y regionales en temas de energía, eficiencia energética y transiciones energéticas como oradores.

 

El acto de inauguración, a cargo de Jorge Rivera Staff, secretario de Energía de Panamá, fue escenario para que se expusieran las políticas que el país ha desarrollado para mejorar la eficiencia y transición energética y el uso de las energías renovables. “Estamos en el proceso de publicar esta estrategia nacional para los próximos 8 años, está alineada con los ODS de las Naciones Unidas para cumplir con las metas de energía  y eficiencia energética”, dijo. Esta “puede servirles a otros países en desarrollo como nosotros, así que esta semana de capacitaciones parte de esa retroalimentación y de ese intercambio de aprendizajes de mejores prácticas”, comentó.  

 

Su primer expositor, Glenn Pearce-Oroz (Director de Relaciones Internacionales y Proyectos Especiales de Sustainable Energy for AllSeforALL), comentó que aunque 97 % de la población latinoamericana tiene acceso a servicios eléctricos, pero que gran parte de este no viene de energías limpias; no obstante, Latinoamérica y el Caribe tienen la oportunidad de ser líderes en transición energética, por lo que es importante determinar cuáles son las oportunidades que existen para que el restante 3 % que aún no tiene acceso a la electricidad lo obtenga. 

 

En términos de eficiencia energética, continuó, Latinoamérica y el Caribe no han superado todo lo que esperábamos, entre 2017 y 2020 ha alcanzado solamente 0,9 % de mejora con respecto a otras regiones como Asia, que pudo mejorarlo en 3,3 %. Para Pearce-Oroz, la región puede progresar mediante el desarrollo de liderazgo en renovables. 

 

Destacó que, en el proceso lanzado por Naciones Unidas el año pasado, 29 países como Bolivia, Chile, Ecuador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Uruguay aumentaron su capacidad instalada de electricidad de fuentes renovables, llegando a 27 % de capacidad instalada de generación eléctrica. Según él, solo resta saber si estos 29 países realmente podrían llegar a la meta planteada para 2030 en generación eléctrica y energías limpias. Una manera de lograrlo es reducir la inequidad.

 

El subsecretario de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía de México, Miguel Ángel Maciel Torres, explicó que el proceso de transformación de las matrices energéticas no tiene que ver únicamente con la generación de energía, sino también con la eficiencia energética, el uso de la energía y el desarrollo de tecnologías asociadas así como depende de la planificación de los mejores procesos de transformación del sistema energético, como el plasmado en la Ley de Transición Energética de 2013 de su país. 

 

“Es colocar los procesos de eficiencia energética en el lugar que corresponden dentro del sistema energético, para transformarlo, planificar la transición y  hacer que la población se pueda beneficiar de energía cada vez más barata y sostenible, pero -sobre todo- atendiendo los procesos de seguridad energética que permitan garantizar que la energía se mantiene y es segura para toda la población. (...) Nosotros estamos enfocando los procesos de diseño de tecnologías de uso final para generar tecnologías más baratas que permitan consumos más eficientes, enfocados en una agenda científica tecnológica y nacional que nos permita la producción de tecnologías y equipos que apunten a una transición sostenible y eficiente de la energía”, dijo.

 

A lo largo de la exposición del primer panel, se habló de que es necesario invertir en tecnología, con apoyo de instituciones como CAF y otras bancas de desarrollo así como con los sistemas financieros nacionales y regionales. Es necesario incrementar el financiamiento de proyectos verdes hasta 40 % (actualmente está en torno a 20 %). La apuesta es doblar las aprobaciones verdes en los próximos cinco años con un foco específico en la transición, desde los 14 mil millones de dólares anuales hasta los 25 mil millones. 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario