Newsletter

Quieres recibir nuestras novedades

GALERIA
Freepik

Será necesario instalar 24,5 GW/año para lograr los objetivos de la eólica marina en 2030


Mientras se celebra la COP 27, un nuevo informe de The Renewables Consulting Group (RCG, empresa del Grupo ERM) revela que varios mercados desarrollados y emergentes se están quedando atrás en sus ambiciones climáticas declaradas de red cero. Hasta la fecha, la investigación de la base de datos de Proyectos de Infraestructuras Renovables Globales (GRIP) de RCG muestra que ese objetivo se incumplirá en un 7%. Para alcanzar la previsión de RCG para 2030, será necesario instalar una capacidad media de 24,5 GW al año.

Así, de los quince países que tienen objetivos de desarrollo de la energía eólica marina especificados para 2030, se prevé que el 80% no alcanzará sus objetivos declarados. El informe "Global Offshore Wind Market Report: Aspectos destacados de la COP 27", revela que sólo Vietnam, Polonia y Dinamarca cumplirán o superarán los objetivos de la energía eólica marina para 2030.

La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha predicho que el mundo necesitaría una capacidad global instalada de 270 GW de energía eólica marina para 2030, y 2.000 GW para 2050. Para alcanzar estos objetivos se requiere el equivalente a la instalación de la capacidad mundial actual cada año hasta 2030 y, a continuación, la instalación de 2,5 veces esa cantidad (86,5 GW al año) durante cada uno de los 20 años siguientes.

“A pesar del impresionante número de proyectos eólicos marinos en desarrollo, la mayoría de los países necesitan medidas adicionales para alcanzar sus objetivos específicos de energía eólica marina para 2030. El informe debería servir de llamada de atención a gobiernos, instituciones y organizaciones de que queda mucho trabajo por hacer en la lucha contra el cambio climático”, declaró Breanne Gellatly, socia y directora global de Estrategia y Mercados de RCG.

Acortar procesos de autorización

Según el RCG, existen múltiples razones por las que los países se están quedando atrás en sus ambiciones en materia de cambio climático. Teniendo en cuenta que la planificación y la obtención de autorizaciones para la energía eólica marina tardan una media de cuatro a cinco años, los organismos reguladores deberían estudiar la posibilidad de acortar sus procesos de autorización si quieren llevar a cabo las importantes ampliaciones necesarias para evitar el cambio climático.

Los factores macroeconómicos también suponen un reto, ya que la eólica marina se enfrenta a una grave inflación de costes debido a la escasez de materias primas y al aumento de los precios. La energía eólica marina sigue siendo competitiva, pero el RCG advierte que estos costes de capital crecientes pueden seguir socavando los objetivos y las metas de energía neta cero.

Comentarios

  • Sé el primero en comentar...


Deja tu comentario